Comida casera para perros

Fotografía: Thruhike98 en Flickr

Hace un par de años tuve tres perros medianos. Comprarles alimento de marca iba a quebrar mi economía, así que decidí balancear –en una hoja de cálculo– una dieta casera que proveyera de los mismos nutrientes que el alimento comercial, pero a un costo mucho menor. Usé ingredientes económicos, fáciles de conseguir y de preparar.

Un mito inventado por las empresas fabricantes de comida para mascotas es que los perros no deben comer huesos. Los cánidos (perros, lobos y zorros) lo hacen en la vida silvestre y no mueren en el intento. Además los huesos de pollo cocidos son muy suaves, juntados con la zanahoria van a proveer la parte masticable que necesitan tener en la dieta para mantener encías y dientes sanos.
Este alimento está balanceado para perros desde 10 meses de vida hasta 5 años:
Ingredientes:
  • 5 litros de agua
  • 2 cebollas grandes picadas
  • 2 dientes de ajo picados
  • 2 libras de cabezas de pollo cortadas en dos (con cuello)
  • 2 libras de menudencias de pollo (higadillas, hígados, visceras, pulmón)
  • 1 libra de arroz quebrado o para sopa (también puedes usar fideos baratos)
  • 1 libra de harina de haba o arveja
  • 2 libras de zanahoria en trozos pequeños

Preparación:

En una olla grande (20 litros) pon a hervir 5 litros de agua con las cebollas y el ajo. Cuando el agua haya hervido, agrega las cabezas de pollo, las menudencias y el arroz (o fideos) hasta que estén suaves.
Cuando esté lista esa parte de la cocción agrega 1 libra de harina de haba o de arveja y cocina hasta que espese, revolviendo de vez en cuando. Una vez listo, apaga el fuego y agregas las 2 libras de zanahoria picada en trozos grandes. Termina de llenar la olla con agua y ajusta el nivel de sal al gusto – que no quede muy salado-.
Deja enfriar la preparación por un par de horas. Separa la comida en dosis de 300 c. (1/3 de litro aproximadamente), cierra las fundas con un nudo y ponlas a congelar.
Puedes usar las fundas baratas que venden en rollos, funcionan muy bien y no sueltan líquido.
Para alimentar a tu perro, saca del congelador una porción con anterioridad para que no gastes energía al usar microondas. Nunca le des comida caliente, es mejor que esté a temperatura ambiente.
Con esta receta solo reemplazas una ración de comida, no las dos que tu perro necesita al día, pero a mediano plazo vas a gastar la mitad en alimento granulado y tu perro va a comer un poco a lo gourmet.
Los perros tienen la sexta parte de la cantidad de papilas gustativas del ser humano, pero aún así va a ser un gran cambio para su paladar. Si el perro no está acostumbrado a las comidas espesas tipo sopa, empieza por pequeñas cantidades y aumenta gradualmente la cantidad hasta llegar a la porción antes indicada.
Recuerda que tu mascota todo el día debe tener agua fresca disponible, sin restricción.
Si tienes dudas sobre este artículo o a la nutrición adecuada de tus perros, no dudes en preguntarme.
Cuéntaselo a tus amigos:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Buzz
  • del.icio.us
  • LinkedIn
  • Orkut
  • Live
  • Print
  • PDF

Acerca de Wladimir

Wladimir Es psicólogo y terapeuta canino con estudios en nutrición animal, zootecnia y agropecuaria en general. Es amante de los animales y tiene experiencia en el manejo de perros.